Cuidar a un perro con discapacidad | Efecto Ringo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, intereses y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.Términos y condiciones

Aceptar

Perros y discapacidad

Cuidar a un perro con discapacidad

Los perros con necesidades especiales o en situación de discapacidad son animales que a pesar de sufrir un destino desafortunado conservan personalidades cariñosas y divertidas, lo que los hace merecedores de familias amorosas y atentas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos perros necesitan un poco más de cuidado.

Como cuidadores responsables, debemos recordar que aunque a tu compañero perruno le haga falta una pata, un ojo, no escuche muy bien o tenga alguna otra discapacidad, no quiere decir que vaya a vivir una vida triste, por el contrario, con el tiempo, ejercicio y una atención oportuna, pueden acompañarte a todas las aventuras y vivir al máximo junto a ti.

Cómo cuidar de un perro con discapacidad

Lo primero que debes tener en cuenta es el tipo de discapacidad de tu mascota y lo segundo, los posibles peligros que podría tener en tu casa. Adaptar algunas zonas a sus necesidades puede ser de gran ayuda, por ejemplo, si tiene problemas de movilidad puedes poner rampas en las escalas o si tiene problemas de visión intenta poner obstáculos para que no caiga por ellas. Debes ponerte en sus patas para identificar lo que necesita.



En el caso de una amputación o intervención quirúrgica es muy importante seguir todas las indicaciones del veterinario, ya que esto influye directamente en la recuperación del perro. Debes administrar correctamente los antibióticos y analgésicos con las dosis exactas y en el tiempo recomendado para ayudarlo a sentirse más cómodo y prevenir una infección.

Discapacidad

Cuidar a un perro

Debes ser consciente que tu perro después de una cirugía de amputación tendrá dificultades para adaptarse a caminar y moverse en general, en esos primeros momentos puede ser de utilidad adecuar un espacio para él donde se sienta cómodo con superficies más suaves, como un tapete y no te alejes mucho porque es posible que necesite tu ayuda para desplazarse o simplemente quiera un poco más de mimos.

Una vez que tenga buen semblante y se vea más animado, consulta con el veterinario sobre la forma correcta de ayudar a tu perro a moverse. Los juegos lo pueden incentivar y los ejercicios pueden funcionar como terapia. Aunque pueden ser momentos muy estresantes tanto para ti como para él, debes tener mucha paciencia y empatía recordando siempre que es temporal.

Unas vacaciones, un encuentro de amor

La historia de Rafita comienza bajo el sol inclemente del caribe colombiano, donde nació y pasó su primer año de vida deambulando por las calles y las playas en busca de refugio y comida. Lamentablemente el perro  no gozaba de buena salud ya que su cuerpo estaba cubierto por heridas y su pata tenía una lesión grave.

discapacidad3

Aunque Rafita parecía ser invisible para todos los transeúntes que lo ignoraban al pasar, logró conmover a Sara, una turista que se encontraba de paseo con su familia. Durante los días de vacaciones lo cuidó, alimentó y para fortuna de Rafita, encontró la forma de llevarlo con ella al que sería su nuevo hogar. “Nos devolvimos para Medellín con el perro y él estaba demasiado feliz, en sus ojos se le notaba agradecimiento y felicidad, Cuando llegó a la casa no se cambiaba por nada”, asegura Sara.

Preocupada por el terrible estado en que se encontraba su nuevo compañero lo llevó a la clínica veterinaria en su ciudad, desafortunadamente su pata no podía salvarse por lo que resolvieron amputarla. “Decidí hacerlo por su bienestar. Cuando salió de la cirugía se le notaba la felicidad de ya no tener que cargar con la patica y corría como loco”, cuenta Sara, con una sonrisa en su rostro al ver que Rafita compensa la falta de uno de sus miembros con el amor que ella le brinda.

Rafita se recuperó y la pata que le falta no ha impedido que se sienta feliz en el que es su nuevo hogar desde hace cuatro años. En marzo, Rafita cumplirá 5 años y Sara se siente afortunada por haber transformado una vida, pero además, también se siente agradecida, por todo el amor y la alegría que Rafita le entrega a sus días.


Fuentes

García, G. (2019). Conozca cómo cuidar a su mascota en caso de discapacidad. Recuperado abril 12 de 2019 https://www.eltiempo.com/vida/medio-ambiente/como-cuidar-a-su-mascota-en-caso-de-discapacidad-436262

Sanchez, V. (2015). Razones y beneficios de adoptar perros con discapacidad. Reportado abril 12 de 2019 https://mascotadictos.com/2015/08/28/razones-y-beneficios-de-adoptar-perros-con-discapacidad/

Bustamante, S. (2019). Historia de Rafita. (En persona) Medellín